Y voy yo y creo mi propio blog…

Mayo, 2010. Dicen que el luto dura un año. Hacía tan solo 4 meses que había fallecido mi hermano. Estaba en un momento vital complicado, delicado, un poco a tortas con la vida. Hacía 5 años que había dado un puntapié a la abogacía para dedicarme a mi auténtica vocación, esa en la que no te importa invertir horas. Empecé en online, en uno de esos primeros blogs que se crearon que nadie entendía, porque el online parecía ser un entretenimiento de frikis informáticos. Es curioso observar el equilibrio de la vida. La pizca de cal y la otra de arena. El poder del yin yang. Algo que solo puedes apreciar con la perspectiva del tiempo.

En ese momento oscuro surgió mi primer “viaje de prensa”, ¡Oh, dios!, viaje de prensa para una “bloguera”, cuando resultaba complicado que te enviaran una simple nota de prensa… Clarins nos llevaba a París para conocer la nueva fragancia femenina de Thierry Mugler, Womanity, y para mí supuso esa bocanada de aire fresco, estimulante, en un momento en el que todo a mi alrededor era taciturno. En el aeropuerto te unes al resto del equipo, otras periodistas y blogueras que van a compartir la experiencia contigo. De pronto, una mujer luminosa, de esas de aura de colorines que chisporrotea a cada paso que da, meneando con garbo su troley se acercó, y con una sonrisa de esas que calienta el alma, me dijo: “Hola, soy María Eugenia León, de Belleza en vena”. Para nosotras, esa escueta élite de primeras blogueras no entendidas ni apoyadas, encontrarse con Geni era “lo más”….

 

 

Septiembre, 2010. Habían pasado otros 4 meses. Yo seguía de luto. A tortas con la vida… Esa  misma vida que quiso que la bloguera de aura chisporroteante y yo nos volviéramos a encontrar. En ese momento yo escribía sobre moda y belleza. Realmente mi fuerte era la moda, desde que era canija, una de esas serendipias de la vida. Y ella me lo propuso: ¿Por qué no te unes al equipo de Belleza en vena? Y yo no me lo pensé. Y empecé hablando sobre reglas de estilo en Pasarela Cibeles (hoy Mercedes-Benz Madrid Fashion Week) y lo que da de sí la ingeniería textil… Y en ese momento sientes que la nebulosa gris que se cernía sobre ti se empieza a disipar. Puede que el chisporroteo de Geni fuera contagioso, puede que me pillase en un punto de inflexión en mi vida, pero aquel momento, aquella decisión de formar parte del equipo Belleza en Vena, puede que fuese lo más acertado que he hecho en mi vida.

Pienso que nada ocurre por casualidad. Y desde esa perspectiva que hoy sí puedo ver gracias al paso del tiempo, sé, por alguna razón, que aquello tenía que suceder. Y hoy doy gracias, a la vida, a las deidades, al universo. Nunca olvidaré mis orígenes. De dónde vengo, dónde estoy y adónde voy. Doy gracias por todo lo que he conseguido y por la gente que me he encontrado en el camino. Porque todos ellos, de una forma u otra, son parte de mi vida. La vida que es, y no podía ser otra.

Con todo el equipo de Belleza en Vena

Mayo, 2018. Han pasado 8 años. Parece que el mes de mayo es el más fecundo del calendario. Parece que las cosas nuevas o excitantes ocurren este mes. Cuando los brotes pasan de capullo a flor. También es un momento delicado. De esos que vuelves a estar a tortas con la vida. Es lo que tiene moverse en el terreno de los sentimientos, algo que un pragmático nunca podría comprender. Había desarrollado mi pasión por la belleza (por cierto, dejé de lado la moda en 2011, cuando empecé a ser directora de belleza de Harper’s Bazaar), tanto que se había convertido en casi una obsesión. Pero me sentía incomprendida. Necesitaba mi propio espacio, donde pudiera hablar mi yo, ese pronombre personal que se queda relegado a la tercera persona cuando escribes para otros medios. Algunas voces amigas me alentaban: “¿Por qué no creas tu propio blog?”. –“Uy, no… Tengo mucho jaleo con las colaboraciones, no tengo tiempo”. Pero al final lo hice. Creé mi propio blog. Bueno, a mí me gusta llamarlo website, o beauty magazine. Creo que la blogosfera ha evolucionado mucho desde aquel 2004 cuando empecé y el concepto de “blog” se ha desvirtuado un poco. También creo en el hermanamiento, ¡hagamos algo grande! Dos blogs de belleza no tienen por qué ser competencia, si las cosas se hacen desde el afecto y el respeto, no tendría por qué haber liza. Pero me importaba la opinión de Geni. Y se lo espeté. Y ella, con esa sonrisa que templa el alma va y me dice: “Pues escribe un post y lo cuentas”.

Por cierto, se llama beautymatters.style y para mí se ha convertido en ese recipiente en el que alojar mis inquietudes, lo nuevo que descubro, lo que he vivido y conocido, en síntesis, lo que más me gusta de la belleza. Os invito a dar un garbeo, como siempre, desde el cariño.

1 Comment

  • angeles
    Posted 9 July, 2018 11:28 0Likes

    Desde luego que pasaré tu blog, me ha encantado lo que has escrito.

Live a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.