Celebrando el 50 aniversario de Leonor Greyl en París

Con Leonor Greyl durante la celebración del 50 aniversario de su marca

Cuando era pequeña y vivía en Asturias miraba al cielo y rezaba para tener un poco de pan y ahora que lo tengo, no puedo comerlo porque engordo”. La autora de esta frase es Leonor Santos, más conocida como Leonor Greyl, una asturiana que llegó a París muy joven, sin estudios y prácticamente con lo puesto y que la semana pasada fue, lógicamente, la protagonista absoluta de la celebración del 50 aniversario de la creación de su prestigiosa marca de cosmética capilar.

A dicha celebración estábamos invitados periodistas de todo el mundo. Desde España viajamos cuatro y tuvimos la suerte de poder hablar con Leonor largo y tendido. Ella nos confesó que disfruta mucho cuando se encuentra con españoles (no ha olvidado el idioma pese a llevar más de seis décadas viviendo en Francia) porque su “corazón sigue siendo español”.

Mientras pasaban camareros con bandejas de canapés y copas de champán; los periodistas creaban su propio Huile Secret de Beauté  o personalizaban sus frascos, Leonor nos contó la historia de la marca (y de su vida).

Está claro que no olvida sus orígenes humildes (“siempre pedía cosas a Dios pero nunca pensé que me fuese a dar tanto, me ha dado demasiado”), ni a los dos hombres que la ayudaron en esta aventura. Su marido y su cuñado.

Leonor y Jean-Marie Greyl en su juventud

El primero, Jean Marie Greyl titulado en farmacia galénica y amante de la botánica, creyó en ella, la apoyó y la animó a cumplir su sueño. El segundo, Jacques Courtin-Clarins casado con una hermana de Leonor, la acogió cuando siendo casi una niña llego a Francia. La colocó en la empresa que acababa de crear (esa empresa era Clarins) y, cuando ella quiso volar sola, le prestó la ayuda que necesitaba.

Aceites naturales

A sus 87 años, recuerda como, junto con su marido, creaba los productos, todos a base de aceites naturales, en casa y como abrieron el primer Instituto Leonor Greyl (“que era muy, muy pequeñito”) en la parisina Place de la Trinité. Entonces sólo realizaban tratamientos, no vendían productos y poco a poco, fueron haciéndose con una clientela fija, gracias al boca a boca.

Peinándome tras el tratamiento en el Instituto Leonor Greyl de París

Hoy tienen el Instituto en la rue de Tronchet y allí pude disfrutar de un espectacular ritual capilar que dejó mi melena revitalizada. Dicho instituto está a escasos metros de la Place de La Madeleine, y por allí desfilan todas las celebridades locales y muchas internacionales, aunque “de eso la que sabe, nos dice Leonor, es mi hija, yo no sé qué famosas van”, nos dice.

Entre las fijas que lo visitan ¡todas las semanas! se encuentra Natalia Vodianova (lo cuenta ella misma siempre que tiene ocasión) y entre quienes han declarado ser fans de la marca se encuentran Meghan Markle, Kim Kardashian, Kate Upton, Jessica Alba, Caroline de Maigret, Madonna o Julianne Moore. En España es posible realizarse sus tratamientos en La Maison de Eduardo Sánchez ( Claudio Coello, 57, Madrid).

Momentos previos a la realización de mi propio Huile Secret de Beauté

Aunque hoy nos pueda parecer algo muy habitual, el hecho de formular tratamientos capilares a base de plantas y de activos naturales era, en los años en 1968, una idea descabellada. En un momento en el que los conceptos “bio” o “eco” ni existían, crear productos exclusivamente naturales supuso una revolución, una apuesta atrevida y una brillante intuición. Y quizá por eso, aunque sobre todo por sus buenos resultados, sus primeros tratamientos pronto se convirtieron en una referencia para las señoras bien de la capital parisina.

A día de hoy, sin cambiar prácticamente las fórmulas, siguen triunfando, no ya en París, sino en el resto del mundo. Sus famoso Huile de Palme (hoy L’Huile de Leonor Greyl), el Shampoing au Miel, la Lait Lavant à la Banane, su aplaudida Crème aux Fleurs,  el Huile de Germe de Blé o el mítico Huile Secret de Beauté se venden en más de 40 países. Por cierto, y como curiosidad, os diré que L’Huile de Leonor Greyl, se adelantó varias décadas a todos los aceites prelavado de tratamiento y es una maravilla a la hora de nutrir, cuidar y mimar el cabello. Se aplica antes del lavado para dar brillo, nutrir y fortalecer… Y, en verano, si te lo dejas puesto en la playa, en el gym o en la sauna, ¡mejor para tu pelo!

Precisamente para celebrar este 50 aniversario, la firma acaba de lanzar una edición limitada de su conocido Huile Secret de Beauté que llega acompañada de una pulsera, de la firma francesa Gas Bijoux. Está realizada en oro amarillo de 24 quilates y abraza el cuello del frasco con una hoja exótica que simboliza los componentes naturales de este tratamiento. Este cóctel de aceites naturales tiene un delicado aroma a tiaré, yuca y lemongrass y es un producto multiusos que se absorbe de inmediato y que deja la piel y el cabello nutridos y radiantes. Su alto contenido en antioxidantes sirve como protector natural contra la radiación solar mientras sus activos nutritivos satinan y cuidan la piel. Si quieres saber donde encontrarlo en España sólo tienes que visitar el geolocalizador de su página web (www.leonorgreyl.com/es)

¿Quién le iba a decir a la pequeña de los ocho hermanos Santos Suárez que llegaría un día en el que celebraría una fiesta como la que vivimos la semana pasada? Hace 80 años, seguramente nadie. Pero lo cierto es que esta mujer menuda, sencilla y cercana, se ha ganado gracias a su tesón, su fuerza, su trabajo y su “savoir faire” ser la anfitriona de una celebración de lujo que tuvo lugar en un espectacular palacete parisino. ¡Muchas felicidades, Leonor!

1 Comment

  • angeles
    Posted 4 June, 2018 09:58 0Likes

    No sabía yo que esta mujer era de mi tierra, nunca he probado ninguno de sus productos pero seguro que lo haré. Te han dejado el pelo muy bonito.

Live a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.