egészségügyi ellátáshoz való hozzáférés http://onlinetablettak.com/ Palo alto orvosi Alapítvány munkahelyek

El legado (beauty) de Prince, por John Queras

Por el 20 abril, 2017

perfume 3121 prince

Mañana se cumplirá un año de la muerte del artista que se atrevió a dibujar las bases de una nueva heterosexualidad a golpe de eyeliner. Desde lo alto de sus eternos taconazos, Prince veía (y vivía en) un mundo que nunca se quiso ajustar a las etiquetas tradicionales. De estética absolutamente transgénero, décadas antes de que el término se pusiera de moda, tanto sus canciones como sus estilismos no se podían encasillar. Un colega que regenta una tienda de discos suele decirme que siempre duda en qué sección colocar a Prince porque el primer corte del álbum es funk; el segundo, pop; el tercero, puro rock and roll; el siguiente, mezcla jazz con toques de rhythm and blues; otro se acerca a la new wave… Pues eso, inclasificable.

simbolo prince

Su estilo era una prolongación de su música: una amalgama de distintos elementos cogidos de aquí y de allá sin importar de dónde venían y pasados por su batidora particular. Y el resultado final era un destilado de puro Prince. Así, combinaba las sombras de ojos, las camisas de encaje y las chorreras con una barba cerrada y una actitud de ligón de la vieja escuela. Integraba con total naturalidad prendas femeninas y masculinas porque para él no tenían la misma carga de significado que para el resto. De este modo se construyó una imagen tan personal como intransferible que no le restó ni un ápice de virilidad. De hecho, durante muchos años apareció en los primeros puestos de las listas de los hombres más sexies del planeta. Está claro que era alguien con una mentalidad muy libre y que veía las cosas de otra manera. Y dentro de 20 años, tal vez 30, cuando que los hombres calcen tacones y se maquillen sea algo habitual, alguien recordará su figura como la de un visionario que se adelantó a su tiempo. Y creedme, ese día llegará. Y si no, preguntadle ahora a un adolescente de los años 70 si depilarse o hacerse mechas eran actividades típicas de los chicos de su época.

velvet mate lip prince Nars

Por eso, no me extraña que Nars le rinda un merecido homenaje con el tono Dirty Mind (título del disco que publicó en 1980) del Velvet Matte Lip Pencil, un color lila profundo al que el propio cantante hubiera dado el visto bueno. O que en la colección Olfactories de Prada haya un perfume llamado Purple Rain. Aunque desde la marca aseguran que nada tiene que ver con el artista de Minneapolis, en el imaginario colectivo la asociación es inevitable.

purple rain Prada

Pero si buscas el verdadero espíritu de Prince, lo encontrarás en el par de incursiones en el universo olfativo que el intérprete hizo en vida. En 1995 presentó el eau de toilette Get Wild y, en 2007, el eau de parfum 3121, ambas composiciones excesivas, opulentas y un tanto barrocas. Hoy, son dos joyas descatalogadas para sus más devotos fans (estas pertenecen a la extensa colección privada de mi querido Javier Guerrero) y contienen el mismo mensaje que su legado musical: deja atrás los convencionalismos, defiende tu libertad individual y, sobre todo, baila como si lo fueran a prohibir.

Get Wild


John Queras

Acerca de John Queras

Es el encargado de probar la cosmética, los perfumes y los tratamientos masculinos.

Un comentario

  1. Belleza eres tu

    26 abril, 2017 at 17:10

    Que viva Prince!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>