egészségügyi ellátáshoz való hozzáférés http://onlinetablettak.com/ Palo alto orvosi Alapítvány munkahelyek

Griezzmann, de cabeza

Por el 23 marzo, 2017

Griezmann

Por norma general, la afición de cualquier equipo de fútbol se siente muy feliz cuando sus jugadores juegan de maravilla. En cambio, a los colchoneros nos pasa justo lo contrario: no hay nada que nos dé más miedo (ni siquiera los árbitros) que las cosas les salgan bien. Cuanto más conocidos sean, cuanto más tiempo les dediquen en los resúmenes dominicales, cuantos más titulares ocupen, peor. ¿La razón? Que en cuanto uno de los nuestros despunta, los “clubes grandes” se fijan en él y ya estamos apañaos. Por eso, el fichaje de Antoine Griezmann como nuevo embajador de H&S me deja un regusto agridulce. Por un lado, es el reconocimiento de que ya es una estrella mundial (algo que muchos ya sabíamos desde hace tiempo) y porque seguro que le reporta pingües beneficios. Pero, por otro, no dejo de pensar “no hagas tanto ruido, Antuán, que llamas mucho la atención y los del talonario ilimitado van a venir a por ti”. Sí, sí, ya sé que es un contrasentido pero los atléticos venimos de serie con una especie de derrotismo poético que nos acompaña incluso en la victoria. Y es que, cuando se ha pasado hambre una vez, no se olvida nunca. Pero eso no evita que también seamos unos soñadores empedernidos y que vivamos con la certeza de que “está vez, sale cara”. Aunque las mil veces anteriores haya salido cruz. Porque, aunque nos gustaría vencer siempre (como a cualquiera que participe en una competición), sabemos que hay cosas mucho más importantes que ganar. Por ejemplo, soñar, incluso cuando la realidad y el sentido común te dicen lo contrario. Por ejemplo, ser miembro a perpetuidad de una familia rojiblanca que no deja de crecer (y creer), formada por extraños que, con un simple “te quiero Atleti, lolololololo”, es como si se conociesen de toda la vida. Por ejemplo, por ser parte de una afición que sigue animando a su equipo 45 minutos después de haber perdido una final. En definitiva, que me alegro, y a la vez no, por El Principito.

H&S

Champú Classic, de H&S, 3 €

John Queras

Acerca de John Queras

Es el encargado de probar la cosmética, los perfumes y los tratamientos masculinos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>