egészségügyi ellátáshoz való hozzáférés http://onlinetablettak.com/ Palo alto orvosi Alapítvány munkahelyek

¿Dónde está Uma?, por John Queras

Por el 12 febrero, 2015
tuit uma

Uno de los miles de tweets que inundaron ayer Twitter

Inicio

Esto es Uma Thurman que va a su restaurante de confianza y le dice al camarero de toda la vida:

-Hola, Jerry, ¿me pones lo de siempre? 

-Y usted, ¿quién es?, responde atónito Jerry.

Nudo

La eterna frustración que siempre ha provocado el “quiero lo que no tengo” está llegando a niveles muy peligrosos, cercanos a un 6,9 en la escala Richter de estupidez o al DEFCON 1 de la seguridad mental. Antes, las morenas se conformaban con teñirse de rubio, el que tenía los ojos castaños se plantaba unas lentillas azules y si tus rizos te amargaban la existencia, pues te marcabas un Yuko o te pasabas las planchas. Pero en esta escalada de despropósitos estéticos en la que vivimos, las soluciones cosméticas no son más que fruslerías. Ahora, si no estás contento con lo que te ha tocado en el reparto genético no pasa nada. Te haces una cara nueva y aquí paz y después gloria. Las Demi, Renée, Catherine y Uma son el triste ejemplo viviente del mal uso de la cirugía. Y es que una cosa es quitarse unas arruguitas de aquí o estirarse unos tejidos de allá y otra muy distinta convertirse en una persona nueva. Según el doctor Antonio Tapia (www.institutotapia.com), el cambio radical de Uma se debe a una combinación de varias intervenciones: “no hay duda de que le han practicado un lifting de tercio medio y superior lateral de gran componente cutáneo que ha modificado la expresión previa de su rostro y le ha restado naturalidad. Además, también se ha hecho una blefaroplastia, para eliminar el exceso de grasa y piel de los párpados, y una cantopexia, una técnica para darle al ojo una forma más almendrada”. El resultado es que Uma ya no es Uma.

Desenlace

Los problemas derivados de esta sindiós plástico son interminables: ¿tendrá Uma que cambiar su foto del pasaporte?, ¿serán sus tres hijos capaces de reconocerla?, ¿se asustará a sí misma cuando se mire al espejo?, ¿seguirá siendo la Uma 3.0 la musa de Quentin? Eso sí, tal vez esto no tenga nada que ver con la apariencia física y, en el fondo, es un revolucionario método de camuflaje para despistar a los paparazzi. En cualquier caso, tened mucho cuidado no vaya a ser que la próxima vez que paréis por la calle a Juan Luis Cano para pedirle un autógrafo o haceros un selfie con él, en realidad estéis hablando con mi nuevo yo.

John Queras

Acerca de John Queras

Es el encargado de probar la cosmética, los perfumes y los tratamientos masculinos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>