egészségügyi ellátáshoz való hozzáférés http://onlinetablettak.com/ Palo alto orvosi Alapítvány munkahelyek

Serendipia, un spa orgánico en el centro de Madrid

Por el 25 septiembre, 2013
En el mundo de la belleza, como en el educativo, el año comienza en septiembre. Es cuando más novedades se presentan en todos los campos y hay que ir a contrarreloj para probarlas todas. Cuando se trata de un perfume o de un producto de maquillaje, no hay problema, el test es rápido y los resultados se ven enseguida. Pero cuando se trata de cosmética el examen ya no es tan sencillo. Para comprobar las promesas de un tratamiento facial o corporal tienes que utilizar el producto en cuestión como mínimo un mes y si en ese periodo de tiempo recibes veinte cremas, serums, fluidos o contornos de ojos, cuando acabas de probarlos todos ya han dejado de ser novedad hace meses. La solución: utilizar conejillos de indias aplicados que te vayan contando cómo les va el tratamiento en cuestión. Yo tengo unos unos “cuantos” dispuestos a sacrificarse por el blog.


Pero el beautymundo tambien abarca el campo de la estética y este curso viene cargadito de aparatos revolucionarios, tratamientos innovadores y terapias varias que dejan anticuadas las máquinas y los protocolos que hasta hace un par de meses eran lo último de lo último. Sin ir más lejos, la semana pasada experimenté con dos de ellos: el nuevo LPG facial y la Máscara LED de los que os hablaré con detalle en otros post. Pero como no sólo de aparatologia se nutren los centros de estética, también hay que probar protocolos manuales (reconozco que son los que más disfruto) y eso es lo que hice también la semana pasada en un centro que acaba de abrir en Madrid



Se llama Serendipia (Calle Recoletos, 16) y aunque me horroriza utilizar la expresión “oasis urbano” no me queda más remedio que reconocer que este centro lo es. Allí no te encuentras una sola máquina. Todos los productos que utilizan son cien por cien naturales (sin parabenos, sulfatos, derivados del petróleo, siliconas y demás) que su dueña ha descubierto en Tailandia, Irlanda, Alemania, Irán, Egipto,… Otro de sus puntos a favor son los precios, entre 30 y 150 €. La idea de su dueña es que cualquiera pueda disfrutar de una experiencia spa sin arruinarse.

Yo probé el tratamiento Aftersun Completo, facial y corporal, para hidratar en profundidad la piel despues del verano. Los productos me encantaron. El exfoliante corporal combinaba el hibisco para reducir las diferencias en el tono de la piel con la lima kaffir, desintoxicante y la rosa de Jamaica, con propiedades anti-edad, todo ello en una base de aceite de coco. Con los mismos ingredientes pero sustituyendo el aceite por leche de coco me aplicaron con una brocha una mascarilla corporal (desde los pies hasta el cuello) y mientras actuaba,  la terapeuta me realizó un masaje craneo-cervical que me dejó nueva. Tras el tiempo de exposición, una duchita y un estupendo masaje con aceite de coco y loción de lavanda pasamos al rostro. 

El protocolo sigue los pasos básicos de un facial de este tipo: limpieza, exfoliación, extracción, hidratación y protección. Lo importante en este tipo de tratamientos son los productos y las manos de la terapeuta que te lo realiza. En este sentido tanto unos como otra fueron sobresalientes. Los ingredientes: manzanilla, caléndula, árnica y romero para limpiar y tonificar; bergamota, limón, pomelo, naranja y yogurt para exfoliar y aportar luminosidad y elasticidad a la piel. Para hidratar, un cóctel de antioxidantes, vitaminas y polifenoles procedentes de arándanos, granada, grosellas, papaya, aceite de girasol, batata y soja. Y, por último, aceite de onagra, ácido hialurónico y malvavisco para mantener los resultados y proteger la piel. Como curiosidad, un detalle que me encantó, en lugar de tissues para retirar restos de tónico o de cremas del rostro emplean muselinas faciales 100% orgánicas para no resecar la piel.

En total, dos horitas de desconexión total que nunca vienen mal. Y a destacar, además de las manos de la terapeuta, el hecho de que no te dejen sola en la cabina mientras actúan las mascarillas, personalmente no lo soporto. Ese tiempo lo emplean en masajes de pies, de brazos, de piernas. 


Por cierto, para las más curiosas os diré que una serendipia es un descubrimiento o un hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

Eugenia León

Acerca de Eugenia León

Periodista y directora de Belleza en Vena. @bellezaenvena

2 Comments

  1. Ines Rocha

    25 septiembre, 2013 at 14:09

    Hola guapa!!,
    Me ha encantado el centro,desde luego,es muy diferente de los convencionales!!!
    Una opción maravillosa!!!

  2. Kyllie

    25 septiembre, 2013 at 20:00

    Que maravilla, relaja sólo por el aspecto que tiene!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>