¿Sabes cómo se fabrica una prótesis de mama?


Una operación de aumento de pecho es una intervención sencilla pero tampoco hay que tomarla a la ligera. Las tres premisas básicas para que sea un éxito son: la elección de un buen cirujano (miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, SECPRE); de un buen hospital y, por supuesto, de las prótesis de mama. Existen de muchas marcas, unas mejores, otras peores y algunas nefastas –como las tristemente famosas PIP-. Por eso es fundamental que quienes deciden colocarse un implante de este tipo exijan a su cirujano toda la información sobre el material que van a introducir en su organismo. Tienen obligación de darla.  Entre los distintos tipos de prótesis pocas se realizan de forma prácticamente artesanal. Sebbin las hace así y por eso decidí ir hasta su fábrica, en Boissy l’Aillerie, a treinta kilómetros de París, para conocer de cerca como se crea una prótesis de mama. Fue una experiencia muy interesante, estuve presente en todas las fases de la producción y me parecieron muy curiosas. Os cuento. 
Lo primero que hay que saber es que una prótesis tiene tres partes diferenciadas: la envoltura (la parte de fuera, el envoltorio), el gel de relleno y el sello de oclusión. Hasta esta fábrica francesa llegan, procedentes de Estados Unidos, las materias primas necesarias para elaborar los implantes, aprobadas por la FDA, y que son distintos componentes a base de silicona de grado médico. Ya en el laboratorio se prepara la mezcla para la fabricación de las envolturas de las prótesis que, una vez lista, y tras pasar un control de viscosidad, se pasa a unos recipientes de cristal personalizados con el nombre del trabajador que va a realizar todas las envolturas con dicha mezcla. De ese modo si hay algún problema con la prótesis se puede llegar a saber no sólo a qué lote pertenece sino hasta qué trabajador la realizó. A continuación llega el momento de realizar la envoltura. 
En unos recipientes llenos de esta mezcla siliconada se van metiendo de forma manual unos moldes con la forma de las prótesis que se vayan a realizar (de mayor o menor tamaño, redondas, anatómicas,…) Se introducen en la mezcla de uno en uno, en un orden preciso y se dejan secar. Esta acción se repite entre ocho y doce veces, dependiendo del tipo de implante, dando como resultado una envoltura con las mismas capas que inmersiones.
 
En medio de ellas se incluye la llamada capa “barrera” (elemento de la envoltura que permite limitar al máximo la migración de gel de silicona a través de la envoltura). Para formar esta “barrera” , se emplea un producto siliconado químicamente distinto de la mezcla anterior. Una vez finalizada la última capa, se meten en un horno para efectuar la polimerización de las cadenas de silicona. 
Una vez “horneadas”, si las prótesis son texturizadas (rugosas), se procede a una “salazón” de las mismas, seguida de una desalación y una nueva cocción. Si las prótesis son lisas, se obvia este paso, y directamente se procede al desmoldado de las envolturas. Se sacan de sus soportes (moldes) y comienzan los controles tanto visuales como mecánicos. 
Para empezar, cualquier envoltura que presente una deformidad o sea débil se rechaza directamente; a continuación se hace un control manual de hermetismo (en etanol para las lisas y en agua destilada para las texturadas); se comprueba por conductimetría que la desalación de los implantes texturizados sea completa; se examina cada envoltura para detectar la presencia de burbujas o irregularidades; se realizan controles de espesor en 24 puntos de medición repartidos por la totalidad de la envoltura para verificar la homogeneidad y la conformidad con las especificaciones asociadas al implante…
Con la misma mezcla que las envolturas se fabrican los sellos de oclusión de cada prótesis. Estos se marcan con láser (indicando el nombre del fabricante y el número de lote) para poder realizar un seguimiento completo del producto y se sellan en las envolturas, con un pegamento siliconado que vulcaniza al aire, dejando un orificio minúsculo para que pueda entrar una pequeña cánula por la que se introduce el gel de relleno en el implante.

Dicho relleno es un gel de silicona cohesivo, es decir, que en caso de rotura de la envoltura no se dispersa por el cuerpo. Con las envolturas rellenadas se efectúan nuevos controles (de la bolsa, del gel de relleno, de eliminación de burbujas de aire,…) y, superados los controles, se pesan los implantes y se someten a una polimerización en el horno de cocción. 
 Para finalizar, se dejan reposar, se lavan, se vuelven a inspeccionar visualmente y, por último, se coloca cada implante en un blister, éste en una caja y todo junto, prótesis, blister y caja, se envía para su esterilización a un laboratorio de la compañía Sterlab, en el sur de Francia donde se procede a la esterilización completa del producto con óxido de etileno. Este último paso es el único que no se realiza en la fabrica Sebbin. 

Una vez esterilizados, los implantes vuelven a Boissy l’Aillerie, desde donde se envían a distintas partes del mundo. El precio de estas prótesis es de 800€ si son redondas lisas, 900 las texturadas y 1.300 € las anatómicas, todas ellas de alta cohesividad. No sé si os habrá parecido interesante, a mí, como ya os he comentado, la experiencia me encantó (a pesar de tener que ir disfrazada como podéis ver en la siguiente foto).

11 Comments

  • B-Girl in THE B WORLD
    Posted 21 November, 2012 01:07 0Likes

    Un post interesantísimo!! Gracias por compartir esta información, que sin duda, es necesaria.

    Un saludo!!

  • Chica
    Posted 21 November, 2012 07:13 0Likes

    Ostras, no sabía que el proceso era tan complicado.

  • RAQUEL
    Posted 21 November, 2012 10:14 0Likes

    Me he quedado loca!!me ha parecido súper interesante!!No tenía ni idea de como se hacían !!!A mi me encantaría ponérmelas pero me da miedo el quirófano y posibles efectos secundarios,aunque en ese tema me has dejado más tranquila con el post.
    Gracias por la información!!

    • Mª Eugenia León
      Mª Eugenia León
      Posted 21 November, 2012 11:41 0Likes

      Raquel, si eliges un buen médico, un buen hospital y unas buenas prótesis no tienes nada que temer. Un abrazo

    • Srayomismamismamente
      Posted 22 November, 2012 01:42 0Likes

      Bueno, siempre exiten imprevistos. Xo cierto es que eligiendo lo mejor estos riesgos se reducen mucho.

  • Srayomismamismamente
    Posted 22 November, 2012 01:42 0Likes

    Muy interesante pero no creo que me pusiera nunca protesis salvo quizás en caso de enfermedad. Aun asi conozco a una mujer con las mamas quitadas por haber tenido cancer y que tampoco se opero xa ponerse implantes. Con rellenos está mejor segun ella 🙂

  • dr.Granado
    Posted 12 December, 2014 14:18 0Likes

    Se trata de un post interesantísimo.
    Realmente, estas hablando de unas prótesis en condiciones y de unos laboratorios que cumplen la normativa vigente así como los controles de calidad.
    De ahí que el precio normal de unas prótesis anatómicas, una vez pagado el IVA sea de 1500 euros.
    En el mercado existe mucha variedad de las mismas, y es el cirujano plástico, que éticamente, tienen que escoger las mejores , para garantizar la seguridad de sus pacientes.
    Los riesgos se minimizan y los resultados se garantizan en parte, cuando trabajas con las mejores calidades.
    Yo llevo más de 25 años trabajando con las mismas prótesis y no me arrepiento en absoluto, así están las estadísticas…

  • reproduccion asistida valencia
    Posted 14 September, 2016 12:34 0Likes

    Un artículo muy interesante!

  • Fernanda Chacon
    Posted 1 October, 2017 05:59 0Likes

    interesante!!!pero se me quedaron ciertas dudas:se pueden volver a esterilizar las protesis? y en que casos? mcuhas gracias

Live a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.